tienda sofas en valencia
oferta sofas en valencia


sofas HomeSofa
Consejos

El principal y primer consejo es que debemos probar el sofa que vamos a comprar. La diferente altura, las diferentes necesidades tanto funcionales como estéticas y las diferentes durezas y densidades hacen que esto sea necesario.

En nuestro apartado ¿donde estamos? les indicamos donde encontrar su tienda Homesofa más cercana.

Consejos fundamentales.

Ante la diversidad de sofás que ofrece el mercado, los fabricantes aconsejamos no comprar guiados sólo por razones estéticas. Insistimos en que el cliente haga una selección entre los que más le gusten, optando por los que se adapten correctamente al cuerpo y los tengan una estructura duradera. De acuerdo a los principios de ergonomía, comodidad y resistencia, se presentan unas pautas sirven de ayuda en su elección final:

Relleno: La comodidad del sofá depende en gran medida de la dureza de sus asientos, del respaldo y del tipo de relleno. Debemos fijarnos tanto en el relleno del asiento como del respaldo. Los materiales con los que puede rellenar el sofá son variados: 

  • Pluma. Es el material más recomendable, principalmente por su comodidad. Aunque las plumas pueden ser de oca, de ganso o una mezcla de ambas, en los respaldos conviene elegir las de pato u oca, por su gran flexibilidad. Los sofás de pluma son también los más caros.
  • Espuma. Es el relleno más común y el más económico. En estos sofás la calidad se garantiza a través de la densidad, que debe rondar los 30 kilogramos en cada asiento y los 20 kilogramos en el respaldo.
  • Goma espuma. El principal inconveniente de este material es su rigidez, además del calor que da en verano.
  • Estructura y resistencia: Un buen sofá debe tener una estructura consistente, preferentemente de madera maciza, incluso hierro para que en una sentada fuerte no se pueda quebrar e incrementar su durabilidad. El peso del sofá nos indicará la dureza del material empleado en su estructura. 

    • Patas. Las patas atornilladas dan más problemas porque son más inseguras que las que están unidas directamente a la estructura. Sin embargo, ofrecen más ventajas desde el punto de vista estético porque se pueden cambiar en función de la decoración y sustituir unas metálicas por otras de madera.
    • Correas. Las correas que se encuentran debajo de los asientos deben ser muy resistentes para que el confort de los asientos sea mayor.
    • Armazón. Los dos materiales más usados para armazones son la madera y el metal. De ellos, el que ofrece más resistencia es la estructura metálica, y por eso es también la más cara.
    • Tejido. En la elección de la tela que recubre el sofá, su capacidad de transpiración es determinante para que su resistencia sea mayor. Debemos analizar que tipo de tejido nos interesa, dependiendo de nuestro gusto, nuestras necesidades, el uso que le vamos a dar al sofá, las posibilidades de limpieza de ésta. A partir de todo esto veremos si nos conviene piel, tela de algodón, lana, sintética etc. 
  •  

    Sofás ergonómicos: Un sofá que cuida la ergonomía -y no sólo la estética- permite la colocación idónea de la espalda, cadera y brazos:

    • Espalda. El sofá debe ser duro, pero con la espalda blanda. Los riñones deben quedar protegidos por el respaldo evitando que el cuerpo de deslice hacia abajo.
    • Cadera. La cadera de una persona no debe quedar más baja de las rodillas porque a la larga resultará incómodo su uso, llegando a producir incluso molestias lumbares.
    • Brazos. El brazo se debe apoyar en el reposabrazos, que debe estar a la altura del codo, no más abajo. Desde hace varios años se comercializan modelos de sofás que permiten que el brazo se adapte a distintas alturas, mediante los llamados 'brazos desmontables'.
    • Tamaño. Se aconseja acudir a la tienda con las medidas exactas del lugar en el que se colocará el sofá. Puede ocurrir que ese espacio reservado admita la longitud del sofá pero no su anchura. Para atinar más con la medidas, se puede utilizar papel de periódico para colocarlo en el suelo y hacerse a la idea de cuánto espacio puede ocupar el sofá.
       
       

La opción más recurrente para los invitados: el sofá cama


La ecuación que comprende pisos pequeños por un lado y mucha familia que vive fuera o muchos amigos, por otra, ofrece como mejor solución la compra de un sofá cama, cuya variedad de modelos es también infinita. No obstante, se recomienda que su estructura sea de madera o de poliéster y los somieres de láminas de madera o de malla metálica para prevenir los dolores de espalda.

En función del espacio y de las necesidades de cada hogar, las posibilidades son las siguientes:

  • Sofá extensible. La ventaja es que el asiento y el respaldo son una misma pieza que, cuando se hace cama. se despliega horizontalmente. Son muy útiles para espacios pequeños.
  • Sofá acordeón. La cama se esconde tras los cojines del sofá. Una vez que éstos se quitan se baja el respaldo y la cama se abre. Requiere mayor espacio que el modelo anterior.
  • Sofá nido. La principal ventaja es que se puede guardar la cama ya hecha porque se esconde bajo la estructura del sofá, pero tiene el inconveniente de que el espacio debe ser mayor, equivalente al sofá. 

Cómo limpiarlos

Muchas telas llevan un tratamiento antimanchas. En el proceso de fabricacion se prepara la tela y se le da una superficie que repele las manchas, pero no repele el polvo.
Lo que se debe recordar durante la limpieza:

- Eliminar la mancha inmediatamente. Normalmente basta con algo de agua.

- Si no sabes la naturaleza de la mancha, es recomendable que la vea un especialista. En caso contrario haras que la mancha sea mas dificil de eliminar.

- Para no danar la tela, lo mejor es probar el producto de limpieza primero en un lugar que no se vea.

- La mancha se debe deshacer, no hay que frotarla.


Manchas mas comunes   
 
- Cafe/Te: Utiliza un limpiador con glicerina.


- Cera: Enfria con hielo en una bolsa y levanta la cera. El remanente se coloca entre varias capas de papel de hogar y mediante una plancha caliente, el papel absorbera el remanente de cera. La manchas de grasa que puedan quedar se eliminan con una solucion para grasas.

- Cerveza: Una solucion jabonosa tibia con amoniaco.

- Chicle: Enfria y rasca.

- Chocolate: Utiliza un limpiador con glicerina.

- Ketchup: Suave solucion jabonosa con amoniaco.(Mancha muy dificil de quitar. Dejar en manos de un especialista).

- Licor: A menudo se quita solo con agua tibia o con una solucion jabonosa tibia con amoniaco.

- Laca de unas: Acetona sin aceite (No sobre fibra de acetato).

- Manchas desconocidas: Entregar a un especialista.

- Mantequilla/Nata: Usar solucion jabonosa tibia con amoniaco.

- Mayonesa/Leche: Solucion jabonosa tibia con amoniaco.

- Sangre: Solucion de 1 cucharada pequena de sal por 5dl. de agua fria. O con una solucion jabonosa templada con amoniaco.

- Vino tinto: Si el sofa es desenfundable, cubre la mancha mojada con abundante sal o almidon de patata. Deja absorber el vino. Lava luego la tela. Las manchas viejas se ablandan con glicerina, luego aplicar una solucion jabonosa tibia con amoniaco. Enjuagar bien.

- Zumo/Mermelada: Aplicar una suave solucion jabonosa tibia con amoniaco o con una solucion de acido citrico.

 
  Limpiar una mancha  
 
Procede de la siguiente manera:


1. Intenta absorber la mancha con un paño de algodón o una esponja limpia.

2. Echa un poco del quitamanchas o producto de limpieza en un paño. Si el sofá es desenfundable, se recomienda limpiar la mancha desde el revés. Utiliza entonces un paño como base.

3. Empapa con la cantidad de producto recomendada. Trabaja desde los bordes hacia el centro de la mancha.

4. Mueve la base de vez en cuando mientras realizas la operación de limpieza.

5. Enjuaga bien una vez terminado.

Si utilizas un producto de limpieza especifico, sigue las instrucciones de uso. Si cae demasiado en la tela, debes empaparla bien con agua y limpiar con un paño limpio


¡Un exceso de producto de limpieza también puede dejar manchas!


  Lavado de fundas 
 
Cuando laves las fundas en la lavadora:


• Lava por separado.

• Sigue detenidamente las instrucciones de la etiqueta.

• Estira la funda con cuidado mientras esta mojada.

• Sécala tendida.

• ¡Atención! ¡ Si utilizas secadora, hazlo con prudencia!

• Plancha del revés.

• Si la llevas a la tintorería, que te hagan una prueba de limpieza y que te aseguren que quedará perfecto.

• La piel no resiste el roce de los disolventes como el alcohol, colonias, etc.

 

¡ Debe lavarse toda la tapicería para evitar variaciones de colores después del lavado!
 
 

 
  Preparación de Soluciones   
 
* Solución de ácido cítrico: 3 cucharillas de ácido cítrico (se puede adquirir en polvo) diluidos en 2,5 dl. de agua templada. Prueba antes en una zona que no este a la vista. (Algodón, lino y viscosa no se deben tratar con ácidos).


* Solución de amoniaco: 1 cucharilla de amoniaco (25%) mezclado con 2,5 dl. de agua. (Lana y seda natural no deben tratarse con amoniaco).

* Solución de jabón con amoniaco: 1 medida de la Solución con amoniaco mezclada con una parte de la Solución jabonosa.

OBSERVACIONES:

El ácido cítrico y el amoniaco concentrado pueden irritar la piel y afectar a las telas. Ten cuidado y enjuaga con agua, sobre todo después de tratamiento con ácidos Cuidado con los productos tóxicos y perjudiciales para el medio ambiente. Sigue siempre las instrucciones de lavado del fabricante del tejido. Mantén los productos tóxicos fuera del alcance de los niños.

 
  Proteccion  
 
 
CUIDADO DE TU SOFA


Los tres factores que mas influyen en la duracion de tu sofa son la luz del sol, el desgaste y la suciedad.

Desgaste

Si tienes un sofa viejo observarlo y veras cuales son sus puntos debiles. Si ha estado al lado de la ventana y sin proteccion, veras que la tela se ha destenido. Tendra mas de una mancha y si miras detenidamente, encontraras suciedad en los reposabrazos. Si el sofa ha sido utilizado asiduamente, tambien podras ver que zonas han sido las mas utilizadas. Los cojines hundidos dicen mucho de las costumbres de sus dueños. Despues puede ser interesante averiguar los motivos de los daños y lo que puedes hacer para evitarlos en el futuro.

Densidades de asientos y telas más resistentes es lo que te aconsejamos.

¡ATENCION!

Los tres factores que afectan a las fibras de la tela son la luz del sol, la suciedad y el desgaste. Juntos hacen tres veces mas dano. Naturalmente no se puede evitar todo, pero siguiendo nuestros consejos disfrutaras mas tiempo de tu sofa.

Seguridad de los mecanismos. Ten precaucion en la utilizacion, estan disenados para tu seguridad y confort. Deberas tener cierta precaucion cuando los utilices. Procura mantener manos y pies alejados de los mismos y no dejes que los ninos jueguen encima del sofa.
 
 

Protegerlo del sol   
 
 
Seguramente ya habrás decidido donde vas a colocar el sofá, pero puede ser interesante volver a pensarlo una vez leído este texto. Tu salón se puede dividir en tres zonas: una zona con luz, en la que en cualquier época del año y a cualquier hora del día entran los rayos del sol. Una zona oscura, donde nunca llegan los rayos del sol, y una zona intermedia.
Lo mejor para mantener el color de la tela y evitar su desgaste es colocar el sofá en la zona oscura. Si de todos modos quieres colocarlo en la zona más luminosa o en la intermedia, recuerda que hay posibilidades de limitar dicha luminosidad con la ayuda de cortinas, persianas y estores.

A parte de desteñir, la luz del sol debilita las fibras de la tela, disminuyendo su resistencia. Por eso, la luz del sol duplica los daños; al igual que los radiadores, estufas y cualquier fuente de calor.

 La suciedad  
 
 
No se debe ensuciar el sofá, pero hay muchas clases de suciedad y puede ser difícil evitarlo. Unas manos pegajosas y unos pantalones llenos de arena naturalmente ensuciaran el sofá. Pero la tela también se llena de polvo, aunque no sea tan visible como en una estantería.
Mucha gente come y toma café en el sofá., por lo que es inevitable que se mancha. Debes quitar esas manchas de inmediato. Cuanto mas tarde, mas difícil será quitarlas.

La mayor parte de las telas que utilizamos llevan un tratamiento antimanchas que facilita la limpieza.

Recuerda pasar la aspiradora a menudo y limpiar el sofá. con los productos de limpieza recomendados. No debes limpiar los cojines de plumas con la aspiradora, sino sacudirlos.

El motivo por el que debes mantener el sofá limpio no es solo para que parezca bonito. La suciedad también deteriora las fibras haciéndolas menos resistentes.


 
 
 

El tipo de material utilizado en la elaboración o tapizado el sofá determinará su forma de limpieza. Por esta razón es muy importante que el cliente pregunte de qué material exacto están compuestos estos asientos en el mismo momento de compra. De todas maneras hay una serie de consejos comunes, como la eliminación del polvo mediante el aspirador, la sacudida regular de los cojines para evitar que se deformen y la limpieza de las fundas en la lavadora. Si se producen manchas concretas en materiales específicos como cuero, piel o terciopelo, merece la pena seguir los siguientes consejos para su tratamiento:

  • En sofás de cuero y piel. Sólo se pueden aplicar productos destinados exclusivamente al mantenimiento del cuero y la piel. No sirven ni los betunes de zapatos, ni el aguarrás ni las cremas de manos. Generalmente, para una mancha en concreto, podemos pasar un trapo humedecido en agua y un poco de jabón neutro, y secar con un trapo de algodón.
  • Primera prueba. Es importante aplicar el producto en una parte muy pequeña del sofá y comprobar su reacción. Una vez que la mancha haya desaparecido sin que el tejido presente alteraciones, es el momento de utilizarlo en todo el sofá.
  • Grasa. Cuando la mancha es de grasa, el primer paso es tratar de eliminarla con una cucharilla para luego aplicar el limpiador específico (según tejidos) frotando desde los bordes hacia el centro con el fin de que la mancha no se extienda.
  • Líquidos. Si lo que se ha caído en el sofá es un zumo, café, se debe aplicar un papel absorbente sin frotar, para limpiarlo después con una esponja mojada en agua.

Como recomendación final, los fabricantes aconsejamos la limpieza continuada de los sofás, basta con que se limpien dos o tres veces al año e insisten en su cuidado diario velando por que no les dé el sol directamente y por que no les afecte la humedad.

 

 

 SECCIÓN ESPECIAL PIEL


La piel es un producto vivo y muy duradero que evoluciona con el tiempo, acentuando las diferencias de color y textura, lo que aporta autenticidad y exclusividad al sofá.

 Aquí usted encontrará la información necesaria para identificar las manchas naturales de la piel, así como consejos para su mantenimiento.
 La piel es un buen producto de la naturaleza que se hace más agradable con el uso, mantiene su valor con el tiempo, resulta cálida en invierno, fresca en verano y siempre está de moda.

 Fieles a nuestra larga y ya contrastada tradición de ofrecer sólo buena piel, debe saber que la empleada en todos nuestro tapizados proviene de cueros de alta calidad, elaborados con las más modernas técnicas del arte de la curtición.

 

FLOR SALVAJE esta piel conserva 100% el aspecto natural de la piel. Posee una estructura muy suave que se vuelve mas brillante con el uso.


FLOR ESPESORADA Tiene un grosor minimo de 1.2 mm, lo que hace de ella una piel muy resistente, manteniendo su apariencia a lo largo de los años.


FLOR SUAVE Es una piel mas fina, mas adaptable y tiene un tacto mas agradable. Si se limpia con regularidad resulta facil mantener su aspecto original.


FLOR PROTEGIDA Son pieles protegidas para que tengan un mantenimiento sencillo.
Con solo pasarle un paño queda limpia y recupera su aspecto y tacto.


SERRAJE. Son pieles que provienen de la parte inferior de la piel, resultan menos resistentes que la flor.


Al ser la piel un producto natural, las diferencias de tonalidad, así como las imperfecciones que en algunas ocasiones puedan observarse en ellas, no deben considerarse como un defecto, sino como detalles realmente significativos que realzan la procedencia del legítimo cuero, y como tal, muestra señales y marcas de la naturaleza que no sólo no disminuyen su calidad, sino que además realzan su autenticidad.

CICATRICES NATURALES Son marcas producidas por el roce con arbustos, alambradas y cornadas de otros animales.


RASGADURAS Y VENAS Resultan típicas en el cuero mas puro. Son huellas que deja la vida en la piel de los animales.


PLIEGUES DE ENSANCHE Muy apreciados por los expertos. Aparecen por la nuca y confieren un aspecto rústico al cuero.


MARCAS DE CURTIDO Es muy normal que la sal, elemento básico para curtir, deje pequeñas marcas en el proceso de teñidura.


MANCHAS DE ABONO Animan el cuero, y en pequeñas cantidades, son aceptables en todas las piezas del sofa.


PICADURAS Son marcas que dejan las picaduras de algunos insectos en la piel del animal.


 La piel evoluciona, y con el paso del tiempo, usted irá notando cambios de textura y variaciones de tono en las zonas más utilizadas del sofá.

 La aparición de arrugas o plieges en la tapicería es debida a las propiedades elásticas de la piel auténtica que, como un vestido, se moldea para ajustarse al cuerpo, con el resultado de un confort más envolvente.

Aunque nuestras pieles incorporan un tratamiento impermeable al agua y a la suciedad, cuando se viertan líquidos sobre la piel, recójalos enseguida con un paño absorbente, sin frotar. Si hubiera quedado mancha, limpie la piel con una esponja o un paño humedecido con agua y jabón neutro al 5%, aclarando después con un paño húmedo y secándolo a continuación. 
Elimine el polvo con regularidad haciéndolo con un trapo suave y liso o con un aspirador.
El calor de un aparato de calefacción cercano o la luz solar directa afectan negativamente a sus muebles de igual manera que a cualquier tapicería, ya sea tejido o piel. 
Es muy importante que no trate de limpiar la piel con ningún producto que contenga disolvente, alcohol, acetona, ni vapor de agua, productos con aerosoles o los llamados multiusos.